Si además eres una persona activa, que practica voluntariado ambiental o de forma individual pones tu granito de arena para hacer de este mundo un lugar más limpio y sostenible, cuéntanoslo.

Comparte tu experiencia con nosotros.

La participación está abierta a toda persona mayor de 60 años residente en Andalucía.

Puedes participar de diferentes formas.

Haz una foto, escribe un relato o graba un vídeo casero (lo puedes grabar con móvil o cámara de vídeo), mostrando o explicándonos tu truco, receta o aquella artesanía que realizas a partir de material reutilizado y con la que ayudas a conservar el medio ambiente y envíanoslo.

Mediante este formulario

Puedes hacerlo a través del siguiente formulario pinchando en el siguiente botón:

Mediante Email

Puedes enviarlo al siguiente correo protagonistas@mayoresporelreciclajes.com indicando:

  • Nombre y apellidos
  • Edad actual
  • Residente en Andalucía.
  • Teléfono / móvil
  • Título de la exhibición

Puedes enviárnoslo por WhatsApp

Al 621 213 672:

Si tienes cualquier duda, puedes contactar con nosotros en todo momento, te asesoraremos sobre como presentar los datos necesarios llamando al móvil del programa 621 21 36 72 (10-14h de lunes a viernes excepto festivos)

A las 25 primeras personas que participen en esta sección se les enviará un pack con productos del Programa (libreta, mochila, cuaderno educativo, pegatina y marca páginas) y finalmente se realizará además un sorteo entre todos los participantes finales con otros 25 premios (de las mismas características).

Echa un vistazo a lo que se está haciendo

Paco se acuerda de  los recoveros, personajes que aúnan el trueque, la economía circular, la reutilización, etc. un oficio perdido que muestra un sistema alternativo del cual se pueden extraer algunas valiosas lecciones.

May se acuerda de las primeras medias de seda y de cristal y de cómo se arreglaban sus carreras, las medias eran algo valioso y tenían que durar.

Ani nos manda estas fotos diciendo: «Cuando éramos niñas de 12 años cualquier trozo de tela la usábamos y las bordábamos para hacer un mantelito. No había tantas posibilidades de comprar y hacíamos nuestros propios vestidos, y lo que sobraba no se tiraba»

Comparte esta página en Redes Sociales